viernes, 11 de marzo de 2011

Al final el tiempo pone a cada uno donde se merece



Todo cambió hace más de dos siglos, o eso es lo que cuentan los más ancianos que les contaron en su día sus abuelos. Un día el cielo dejó de ser azul. Día tras día las nubes se apoderaron completamente del firmamento, impidiendo el paso de cualquier rayo de luz que pudiera calentar desde fuera de la atmósfera.
Con el paso de las semanas, el planeta se volvió inhabitable. Las plantas comenzaron a morir de hambre al no tener el calor ni luz del sol. Los herbívoros pronto dejaron de poder comer plantas, y los carnívoros se vieron en un serio problema: sin herbívoros, no había comida.
Todo aquello recordaba a la serpiente que se mordía la cola.
Sólo entonces, cuando todos tuvieron que mirar al cielo para comprender hacia dónde les había conducido su estupidez humana, sólo entonces, tuvieron ganas de cambiar. Pero ya se encontraban en un punto de no retorno.

El ser humano es así, ¿cierto? Tan absurdos como sólo podían serlo unas criaturas tan imperfectas. Es curioso que se crean lo máximo en la escala de la evolución, cuando ha sido su propia evolución descontrolada la que ha causado el fin del planeta que habitaban.
A veces los miro y me dan ganas de reír. Otras veces, la mayoría, me dan algo de pena.

Pero por ahora no voy a intervenir. Tengo curiosidad por lo que pueden llegar a idear para conseguir salvar su frágil existencia.
Lo que ellos parece que no saben es que, al final, el tiempo pone a cada uno donde se merece. 

9 comentarios:

  1. Me pregunto si estas narrando esto desde el punto de vista de Dios o de algún alienígena o de alguien que odia a lo humanidad. No lo sé, su elevado campo de la moral es algo que me asusta.

    El mundo se va a ir a la porra, todo el mundo lo sabe y se lo imagina, pero más asco llega a darme que haya un vigilante al que yo le haga gracia o le dé pena.

    Que se deje de tantos pensamientos, de tantos juicios, y que ayude o se marche a mirar otro mundo mejor. La humanidad nos merecemos algo más que un vigilante.

    Y esto es todo lo que tengo que decir sobre sin duda, el narrador que peor me ha caído de todos los que has colocado y eso que el relato en sí me ha gustado.

    ResponderEliminar
  2. Mola mucho ^^. Me gusta mucho el final, sobre todo porque deja abierta la posibilidad de que el lector saque sus propias interpretaciones. Ojalá no lleguemos al extremo que relatas al principio, aunque, por el camino que vamos, nos dirigimos directos hacia un mundo así.

    ResponderEliminar
  3. Muy lindo!

    Carlos Javier, estoy en desacuerdo con respecto a que nos merzecamos algo más que un vigilante, ¿Porqué? ¿Le hemos hecho algún bien al planeta? ¿A otras especies? Incluso entre humanos nos tratamos de manera bastante mala (guerras, genocidios), entre animales esto no pasa...

    ResponderEliminar
  4. Quise dejar el tema del narrador abierto. En cualquier caso, es un ser al que no le importamos nada. Es alguien que nos ha observado durante tanto tiempo y cree que nos merecemos lo que nos pase.

    Carlos, siento que el narrador no te guste. A mi también me cae un poco mal, pero entiendo perfectamente su forma de pensar.
    Uriel: muchas gracias por leerme, verte aparecer por aquí es siempre un placer inmenso. Me interesa tu opinión especialmente en este tema de dioses o extraterrestres ;)

    ResponderEliminar
  5. Uriel, la idea de que entre los animales no existe la violencia es falsa. Existe, pero por supervivencia. En el caso del ser humano, es horrible, pero es por placer.

    No obstante, el ser humano ha hecho cosas buenas: los humanos han creado arte, hemos estado al borde del colapso y aún así hemos luchado, si bien han habido criminales también ha habido gente que ha salvado inocentes...

    Podemos ver la gran galería de villanos que tenemos a nuestro alrededor, son tantos que parecen eclipsar a los héroes, pero una mujer que cuida sola de su hijo, un bombero que se arriesga para salvar a alguien, personas que deciden marcharse a un lugar donde ha ocurrido una catástrofe para salvarlos... Eso no merece un vigilante. No obstante, es sólo mi opinión y ni yo mismo sabía que era tan optimista con respecto a la humanidad (a veces).

    Azufre, de todas maneras, dejarte claro que mi opinión es sólo sobre el narrador, no tanto ni sobre la historia ni sobre ti. Me ha parecido un ser odioso, que se ría o lloré por mí me importa tanto como le importamos nosotros a él. Me da igual si es Dios, si es un alien, sea lo que sea.

    El único ser semejante a este con el que he llegado a confraternizar es con el Doctor Manhattan, que no siendo ni humano fue capaz de ver que nosotros los humanos nos merecemos algo más.

    Y sí, esto ha sido un tochazo, pero creo que este relato se merecía algo más de un "me ha gustado". Enhorabuena por ello.

    ResponderEliminar
  6. Me ha quedado claro que tu opinión negativa va por el narrador. De hecho, es algo que me agrada, porque en este ejercicio quise crear a un narrador que a los lectores les pusiera los pelos de punta.

    P.D: Mi perra el otro día me regaló una paloma muerta que había cazado. Era por añadir algo a la violencia animal XD

    ResponderEliminar
  7. Deberías hacer un relato de tu perro caza palomas xD

    ResponderEliminar
  8. Menudo regalo para ti, eh? Que no le has dicho que a tí te encantan las palomas?

    Sigo sin compartir tu puntode vista Carlos Javier, pero en la diversidad está la riqueza, no?

    ResponderEliminar
  9. Uriel, si tú supieras la cantidad de discusiones que tenemos Carlos y yo a diario XD
    Creo que no coincidimos en el 90% de las cosas XDD

    ResponderEliminar