jueves, 11 de noviembre de 2010

El paseo



-¿Recuerdas estas calles?


-Las recuerdo bien, aunque no son más que un eco de lo que fueron en su momento
-Aquí fue donde nos conocimos
-Hace ya toda una vida
-Recuerdo que solíamos pasear por aquí.  Jóvenes, ilusionados, llenos de planes para el futuro
-Siempre soñando
-Teníamos tanto por hacer, tanto por vivir…
-Pero siempre preocupados, siempre con quebraderos de cabeza
-¿Y qué es una vida sin problemas? Mira, aquél banco.
-Sí, ahí fue.
-Nuestro primer beso.  ¿Volverías a hacerlo?
-Sin dudarlo.
-Aún puedo vernos recorriendo estos lugares. Para mí siempre fue algo especial.
-Yo quizás no supe apreciarlo.
-Echo de menos esas sensaciones. Ahora sólo son un recuerdo.
-Es lo único que nos queda.
-¿Estás triste?
-Nostálgico. Son buenos recuerdos, no recuerdos tristes.
-Ojalá pudiéramos volver a empezar.
-Tendremos que conformarnos con recordarlo una y otra vez.
-Valió la pena. Es una lástima que todo tuviera que terminar. Al principio lloraron mucho por nosotros, ¿recuerdas?
-Sí. Pero ya debe de haber pasado mucho tiempo de aquello.
-No lo sé. Ya no noto el paso del tiempo.
-Ni yo. Ahora tan sólo recorremos una y otra vez los mismos lugares, aquellos que más significado tuvieron para nosotros. No nos encontramos con más gente que la que queremos.
-Pero siempre juntos.
-Siempre.
-No necesito nada más. Creo que nunca lo he necesitado.
-Entonces coge mi mano, y paseemos una vez más. Nademos eternamente en este océano de sentimientos y memorias y disfrutemos juntos de nuestro merecido descanso, pues no puede haber mayor dicha cuando la vida se acaba y nos llega la muerte.

 -------------------------------------

Este cuento no es mio, es de Yarko. Me llamó a las tantas anoche para decirme que me había mandado un cuento, cosa que no recordé hasta que no vi el correo esta mañana.
Me encanta, desde luego. Cada vez que lo leo aprecio cosas nuevas ^.^

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada