jueves, 3 de febrero de 2011

Taller de creación literaria impartido por Victor Conde. Narrador y Géneros

Ultimo capítulo de la transcripción del Taller de Creación Literaria que impartió Víctor Conde en 2010. Continuación de este post


¡Que lo disfruten!





Narrador

Hay dos tipos de narradores que son básicos a la hora de aprender a escribir: narrador omnisciente y narrador testigo:
·         El narrador omnisciente es el que todo lo sabe, no sale presente en la historia nunca y escribe en tercera persona. Es una especie de Dios que no interviene en l trama, pero que lo conoce todo y sabe lo que pasa por la mente de todos los personajes. Es el narrador más sencillo para usar si lo que queremos en meter todos los datos que haya de la historia.
·         El narrador testigo es un personaje que está dentro de la historia, y narra en primera persona sus vivencias. El narrador testigo acerca más los hechos ocurridos al lector, no se distancia tanto como el narrador omnisciente. Si tenemos un narrador testigo, o lo que es lo mismo, un narrador personaje, debemos hablar como lo hace él, para demostrar que realmente estamos viendo el mundo a través de sus ojos: si es un personaje depresivo podremos ver un mundo triste y gris; si es un personaje que dice muchas palabrotas podremos incluirlas en nuestro texto (con moderación, pues pueden desagradar al lector). No olvidemos que el personaje debe adecuarse al lugar y la época de nuestra historia. Como el testigo, el narrador hace que los lectores se metan más en la historia y la conviertan más fácilmente en suya. El problema del narrador testigo es que no lo sabe todo, no es Dios, por tanto se puede equivocar al narrar los hechos. Con el narrador testigo no se podrá cambiar de escena para contar lo que ocurre más allá del personaje que cuenta todo. Por tanto, podemos aclarar que el narrador testigo no sirve si lo que queremos en contar una historia coral con sólo un protagonista: en el caso de que ocurra esto, siempre podemos saltar a otro personaje-narrador que cuente ese tramo de la historia que está lejos del primer personaje-narrador.

La narración en pasado está genéticamente grabado en nuestro cerebro, porque nos recuerda a cuando los cavernícolas se reunían en torno al fuego para que los que fueron de cacería contaran las aventuras que vivieron (todo en pasado).
El tiempo pasado ayuda para escribir textos románticos e históricos, así como la ciencia ficción. Al contarlos en pasado, ganas en elementos míticos. No da una visión totalmente objetiva de los hechos porque se supone que es un recuerdo del que narra. 


Con el presente se consigue inmediatez, cosa que con el pasado no se consigue tan bien porque es un hecho finiquitado que a los lectores no nos puede afectar. Las historias de miedo, por ejemplo, son más efectivas si están escritas en presente que si están escritas en pasado.
Para los cuentos de terror también conviene mucho usar un estilo que se asemeje al periodístico, porque siempre nos dará la impresión al leerlo de que debe ser verdad.




Géneros
Los géneros de una novela son simples etiquetas que se les pone a las historias para entender mejor de qué va antes de comenzar a leerla. Cuando un escritor ya tiene suficiente experiencia es cuando se debe meter de lleno en los géneros al tener que mostrárselos y vendérselos luego a una editorial. Si lo que escribimos no es para publicarlo sino sólo como entretenimiento o práctica, no debemos preocuparnos de los géneros de la historia.
Los géneros preparan al lector al lector sobre el libro que se va a comprar. Para los escritores no profesionales, los géneros también ayudan a la hora de que las editoriales sepas quiénes son.
¿Cómo nos metemos dentro de un género? Lo fácil es adaptarse al gusto de la lectura de la persona que escribe: si yo toda mi vida he leído ciencia ficción, lo que más fácil se me dará es la ciencia ficción, porque llevo toda mi vida acostumbrando a mi cerebro a este género y es el que más controla.
Los géneros no son auto-excluyentes, sino que se pueden combinar: novela histórica + terror, + romántica, + erótica etc. Cuantos más elementos de distintos géneros téngala historia, más rica será.
Pero si se cambia el género en mitad de la novela se desconcentra al lector. ¿No estaba yo leyendo una historia solamente histórica y ahora acaban de aparecer marcianos?



Recopilación de todos los post del Taller de Creación Literaria:



Por mi parte, permito el copy paste (aunque si vais a colgarlo en otro sitio, me gustaría que pusierais el enlace a aquí). Creo que es un tema interesante del que leer y del que se pueden aprender muchas cosas. ¿Poner límites a la cultura? Nah

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada